Protégete del sol, pero también protege el mar de algunas cremas solares

Los productos químicos a partir de los que se elaboran muchos protectores solares – en concreto la oxybenzona, el octinoxato, el octocrileno, el dióxido de titanio (TiO2) y las nanopartículas de plástico – son considerados tóxicos para la vida marina, ya que pueden dañar gravemente los ecosistemas acuáticos, especialmente las barreras de coral.

Se calcula que alrededor de unas 14.000 toneladas de protector solar terminan en el mar cada año, lo que provoca alteraciones en las condiciones de vida de los ecosistemas subacuáticos, provocando problemas a los seres vivos que los habitan por todo el planeta.

crema solar 2

Los dermatólogos llevan años alertando sobre la necesidad de hacer uso de este tipo de productos para evitar los graves daños que la radiación solar puede causar a nuestro organismo. Sin embargo, la mayoría de los consumidores desconocemos sus efectos secundarios y perjudiciales para el medio ambiente. Por eso, es imprescindible asegurarnos de que los protectores solares que compramos no contienen estas sustancias tóxicas.

Sabemos de la vital importancia de protegernos del sol, pero, al mismo tiempo, deberíamos evitar al máximo este tipo de sustancias para salvaguardar el medio ambiente, de esta forma somos doblemente responsables.

Diferentes organizaciones de consumidores y grupos ecologistas llevan años presionando a las autoridades para que actúen y pongan en marcha soluciones. Aunque se están realizando diferentes campañas en redes sociales y medios de comunicación, esto no es suficiente para que todos estos compuestos tóxicos de los filtros solares paren de acumularse en nuestros mares, alterando la vida marina y, en menor, medida también los ecosistemas de agua dulce, como lagos y estanques, donde aceleran la eutrofización y acaban con la biodiversidad acuática.

Muchos países están adoptando drásticas medidas en este tema; en Hawai por ejemplo ya trabajan para prohibir las ventas de protectores solares que contengan oxybenzona y octinoxato. Una medida que ha empezado a ser adoptada por otros estados y se va a extender a otros países.

La decisión está en nuestras manos. Muchas marcas han decidido adelantarse a los cambios de normativa y están reformulando sus productos incluyendo esta información en sus envases, un gesto, además de informativo, tremendamente concienciador. Es necesario practicar el consumo responsable e incorporar la protección del medio ambiente a nuestra decisión de compra, eludiendo las cremas solares elaboradas con estos productos tóxicos, especialmente las de marca blanca. Nuestro aparente ahorro en la compra lo termina pagando el mar.